Si no encuentras lo que estás buscando, ¡escríbenos! Te ayudaremos a encontrarlo

Arte performático: ¿qué es y qué tiene que ver la pintura con él?

Arte performático: ¿qué es y qué tiene que ver la pintura con él?

¿De qué se trata el arte performativo y qué tiene que ver con la pintura?

 

Performance es un término sajón que significa llevar a cabo una acción, que a ojos de otros, adquiera un valor de admirable o apreciable, observable como mínimo. No te preocupes, nos explicaremos mejor:

 

El pasado como ícono.

 

Durante el primer cuarto del siglo anterior al nuestro, la necesidad de los artistas por explorar nuevas posibilidades en sus formas expresivas comenzó a latir con mayor resonancia. Entre las líneas creativas de los artistas de finales del siglo XIX, que venían de una ejecución ya un tanto gastada, o que así se aparentaba respecto a las técnicas que poco a poco fueron emergiendo con el nuevo siglo. Una de ellas retomó el concepto del teatro y transformó al arte de objetos en entidades vivientes, a los artistas mismos en arte y objeto. Pero en realidad con comenzamos aquí…

 

El teatro.

 

Aunque se toma a las figuras dadaístas como las primeras en considerar el arte del performance como una disciplina integradora de las diversas entidades artísticas, la realidad es que el arte de performance primordial es el arte teatral, que se desarrolló, desde la antigua Grecia, pasando por la existencia de figuras como los “Scaramouche”, los bufones, los magos o ilusionistas o hasta los músicos. El performance como práctica es más viejo de lo que aparenta, pero es hasta 1916 en las inmediaciones del Cabaret Voltaire, que Tristan Tzala se comprometió con la idea dadaista y, posteriormente, con el arte perfomativo como una forma de creación, protesta y expresividad, como un estandarte de la era moderna, que apenas estaba por comenzar.

 

El manifiesto dadaista y los siguientes pasos.

 

En palabras de Tzala:

 

“Así nació DADA, de una necesidad de independencia, de des­confianza hacía la comunidad. Los que están con nosotros conservan su libertad. No reconocemos ninguna teoría. Basta de academias cubistas y futuristas, laboratorios de ideas formales. ¿Sirve el arte para amontonar dinero y acariciar a los gentiles burgueses? Las rimas acuerdan su tintineo con las monedas y la musicalidad resbala a lo largo de la línea del vientre visto de perfil. Todos los grupos de artistas han ido a parar a este banco a pesar de cabalgar distintos cometas. Se trata de una puerta abierta a las posibilidades de revolcarse entre muelles almohadones y una buena mesa.”

 

Esto quiere decir, en una traducción, que las ideas dadaistas llegaron para enfrentarse a lo establecido, para ser disruptivas, para rehacer la alfombra bajo la cual los artistas deberían, de ahora en adelante y, si deseaban formar parte del movimiento.

 

Entrada a nuevas formas.

 

Fue tras la declaratoria de las líneas que confinarían la actitud dadaista ante el arte, que otras formas, como el Bauhaus o el Futurismo ruso, dieron entrada, por ejemplo, al action painting, una práctica que perfeccionó el pintor…

 

Jackson Pollock.

 

El action painting, o pintura de acción, ha adquirido un sin fin de formas a lo largo del tiempo, pero una de las más representativas la llevó a cabo el afamado Jackson Pollock, quien llevó la práctica a los escenarios de las calles, museos y galerías, trayendo el arte del “salpicado” al mundo, para que muchos pudieran apreciarlo.

 

Así, el arte performativo se tornó en uno de los intereses más buscados del siglo XX y hasta nuestra fecha sigue surtiendo efecto.

 

Encuentra elementos increíbles para artes performativas en Pinceles y Más.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *