Si no encuentras lo que estás buscando, ¡escríbenos! Te ayudaremos a encontrarlo

Arte feminista: 6 representantes de las artes en favor de la mujer.

Feminismo | Pinceles y más

Arte feminista: 6 representantes de las artes en favor de la mujer.

Arte feminista: ¿Quiénes comenzaron? ¿De dónde viene? ¿Qué significa? Pinceles y Más te cuenta 5 casos increíbles en el arte feminista alrededor del mundo.

 

No hay mejor manera de entender “qué es el feminismo”, que conociendo a sus representantes más prominentes. 

 

Comenzaremos este artículo enunciando nuestro amor por dos de las preciosísimas personas de las que hablaremos a continuación, pero también te contaremos la historia de otras tres que nos fascinan por su atrevimiento, por su búsqueda de justicia y por lo hermoso de sus creaciones. 

 

Estas son 6 artistas de diversas disciplinas que marcaron la historia del arte feminista para siempre. 

 

Simone de Beauvoir.

 

Narradora y filósofa francesa, egresada de la Sorbona que luchó incansablemente por la igualdad de los derechos de la mujer. Usando la pluma como su arma más poderosa, Beauvoir se posicionó como el estandarte de la rebelión feminista al dejar en claro su postura de rebeldía, de apertura intelectual y emocional. Sostuvo una relación única –y duradera hasta la muerte– con el filósofo y novelista Jean Paul Sarte, relación que se pronuncia por ella misma como llena de libertad individual, como un amor basado en el respeto y en que nunca se planteó la idea del matrimonio. 

 

Su potente lema: “No se nace mujer, se llega a serlo”, que alude a la diferencia entre la palabra “femenino”, forma biológica de distinción, y “mujer”, lo que se llega a ser cuando se entiende que los roles son dictámenes sociales, separados enteramente de las realidades que se pueden alcanzar luchando día a día por un mundo igualitario y mejor. 

 

Chantal Ackerman.

 

Cineasta originaria de Bélgica, eligió temas como la identidad femenina y la sexualidad como estandartes para sus creaciones en pantalla. En 1973, Ackerman dirigió una película llamada Jeanne Dielman, 23 quai du Commerce, 1080 Bruxelles, que fue catalogada por el NY Times como “la primera obra maestra cinematográfica de lo femenino”. Esta peli es un retrato íntimo de una ama de casa eficiente y hacendosa, que se ve en la obligación de prostituirse para llevar adelante la manutención de su pequeño hijo. 

 

Ackerman fue jurado del Festival de Cine de Berlín en 1991 y tiene una valiosísima cantidad de filmes ficticio-documentales que narran en retratos vivenciales y a veces crudos, las formas de vida de individuos y sectores específicos, así como la interesante oferta que existe entre lugares fronterizos y el estado de constante andar que es la vida misma. 

 

Nahui Olin.

 

“Baluarte del feminismo”, y una de nuestras favoritas, Carmen Mondragón (hija del general porfirista Manuel Mondragón, quien, por cierto, inventó el primer sistema de fusil semiautomático militarizado y, también, desató la Decena Trágica), que adoptó el apodo de Nahui Olin (movimiento perpetuo en lengua náhuatl), tras su relación pasional con el pintor Dr. Atl, aludiendo con vítores poéticos, a la inquietud del alma de Nahui, quien se pronuncia a sí misma en tres roles femeninos diferentes: 

 

El de Lilith, quien fue la última pareja de Adán, según el judaísmo, y se rebeló en busca de su propia liberación femenina y feminista, a través de la búsqueda del placer, adquirió, también, el rol de bruja, por la capacidad de causar temor a través de su energía sexual, y el de loca, ya que clama haber matado a su bebé, y por haber vivido en sus últimos días mendigando en las calles de la alameda, ataviada con un abrigo hecho de gatos disecados. 

 

Más allá de lo conceptual, Nahui era una excelente poetisa que apelaba siempre a las formas de la belleza y la estética del alma femenina, a la liberación de las cadenas y la disrupción de lo establecido. Mondragón fue performática: fotografiada por el mismísimo Metro Goldwyn Mayer y Antonio Garduño, instigadora de las intervenciones de espacios y transgresora del establecimiento eclesiástico sobre las masas. Fue pintora, dibujante y hacendosa. 

 

Por cierto, Olin fundó la Liga Feminista de Lucha contra las Toxicomanías. 

 

Puedes darle un vistazo a su obra y labor en el Museo del Estanquillo. 

 

Mónica Mayer.

 

¡Otra de nuestras favoritas! Mónica Mayer es todo: performera, interventora y dibujante, escribana y enseñante. Esta mujer utiliza el sentido del humor agudo como un estandarte creativo para puntualizar, dejar en claro y participar en el archivamiento de las calamidades de nuestra era y sus desigualdades intrínsecas. 

 

Es maestra en Sociología del Arte, recibió la medalla Omecíhuatl por parte del Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México, es promotora de artistas mujeres mexicanas y del mundo, ha sido parte del Sistema Nacional de Creadores y apoyada por el FONCA. 

 

Sus retrospectivas se han mostrado en el MUAC de la UNAM y sus palabras resonaron en la radio hasta el año 2000 y su obra ha sido recopilada y expuesta en dos principales ejes feministas, como son Wack: Art and the Feminist Revolution (2007) y la exposición Radical Women: Latin American Art 1960-1985 (2017). 

 

Remedios Varo.

 

Remedios Varo es un curioso caso de feminismo involuntario: sus retratos femeninos, fantásticos, racionales, reales y surreales, denotaron siempre la capacidad intrínseca de diversificar y abrazar la vida: el misticismo y la naturaleza de lo que es ser mujer. 

 

La pintura de Remedios, nacida en la bellísima Gerona, al norte de Catalunya, pero forjada en Madrid y posteriormente radicada en México, muestra claramente retratos oníricos de la inocencia, así como la lucidez, no solo del sueño profundo, sino del acto mismo de soñar con un mundo en igualdad de condiciones

 

El surrealismo es un modo creativo de desarticular lo establecido por la razón, es por esto que la obra de Remedios es considerada de corte feminista, aunque esta no fuera su intención. 

 

En 2018 un gran tajo de su completísima obra fue colocado en el Museo de Arte Moderno del bellísimo Chapultepec, en la CDMX.  

 

Kim Adonizzio.

 

La mención de Kim viene por dos razones: la primera porque Kim es una de las escritoras más frescas, divertidas y atrevidas de la actualidad. La segunda porque Kim es una de las escritoras más frescas, divertidas y atrevidas de la actualidad. Su obra más reconocida, “Bukowski in a Sundress” hace referencia directa al narrar, de primera mano y como experiencia personal, las vivencias que tuvo al formar parte del gremio escritoril de los estados unidos, un gremio, como en todos sitios, controlado por la mano del hombre. “Bukowski en un vestido primaveral” hace referencia a Charles Bukowski, un escritor-Rockstar norte americano de la era Beatnik, con quien se análoga a Kim durante una borrachera en una fiesta editorial en las inmediaciones de un hotel. Kim Adonizzio se pregunta entonces: 

 

¿Soy Bukowski en versión mujer, o, simplemente, soy Kim y no necesito ser analogada con un hombre como Charles? 

 

La búsqueda de esta respuesta la llevó a una autoexploración biográfico-geográfica y antropológica que, involuntariamente, se ha vuelto una de las puntas más frescas, atinadas y puntuales e inteligentes del movimiento feminista actual. 

Feminismo | Pinceles y más

Frida Kahlo. 

 

Frida es solo un pilón, ya que sabemos que la conoces bien y estás, probablemente, familiarizada con su obra. Solo mencionaremos que Frida, más allá de sus pinturas de colores llamativos, dejó en el aire algunas de las frases más reconocidas por los movimientos intermitentes de empoderamiento de la mujer. 

 

Te recomendamos a estas representantes del arte feminista para que sigas sus pasos. Encuentra las herramientas para ser artista feminista en las inmediaciones de Pinceles y Más en nuestra tienda en línea.

 

Hasta la próxima. 

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *